Lagartija colirroja (Acanthodactylus Erythrurus)

Lagartija colirroja (Acanthodactylus Erythrurus)
¿Ta ha gustado?

Si estas paseando por alguna de la playas del litoral Mediterráneo de España o Marruecos quizá te cruces con un pequeño reptil de cola roja buscando donde cobijarse rápidamente, las lagartijas colirrojas o también conocidas como sargantanas cua roja en las zonas de habla catalan, son pequeños reptiles escamosos que pertenecen a la familia de los lacertidae, debido al característico color de su “rabo” cuando son juveniles la Acanthodactylus Erythrurus han sido bautizada coloquialmente como lagartija colirroja.

Características de la Lagartija colirroja

De hecho la peculiaridad que más caracteriza a esta especie de lagartija es el color de su cola cuando los especímenes son jóvenes o son hembras que están en celo, si no es por esto los menos entendido pueden confundirlas con la lagartija colilarga o incluso con la lagartija ibérica, puesto que comparten hábitat y en cuanto a tamaño y morfología es similar. De hecho cuando los ejemplares son machos adultos estos pierden la pigmentación rojiza de su extremidad trasera y en muchas ocasiones da pie a la equivocación.

La Acanthodactylus Erythrurus como se le conoce por su nombre científico “latín” es un pequeño lagarto que sus ejemplares más grandes llegan a medir hasta 27 o 28cm de longitud que no es lo habitual, pero sí que por norma general sobrepasan los 20cm de largo. Prácticamente dos tercios del total de su dimensión es la famosa cola roja.

La lagartija coliroja es un animal diurno como todos los reptiles es de sangre fría y necesita posarse en el sol para activarse, estos pequeños escamosos se dieta prácticamente está basada en insectos como las hormigas, saltamontes, moscas o mariposas, en ocasiones se les puede ver comiéndose juveniles de la misma especie o de otras especies de lagartijas y pequeños reptiles.

Distribución y hábitat de las lagartijas colirrojas

Son reptiles que viven en el suelo y se han acostumbrado a paisajes áridos, arenosos y cálidos. Con veranos calientes e inviernos suaves estos pequeños están presentes prácticamente en toda la península ibérica salvo en el norte y la mayor parte de Portugal. No les gusta vivir en alta montaña y cuando las temperaturas descienden se esconden en pequeñas grutas que encuentran en la base de los matorrales o que escarban ellas mismas si lo necesitan.

Se han acostumbrado a vivir en este tipo de paisajes áridos y de hechos cuando se desplazan sobre la arena sus movimientos rápidos y zigzagueantes les permiten moverse a gran velocidad.

Reproducción y vida de la Acanthodactylus Erythrurus

Una vez finalizada la hibernación entre finales de marzo y principios de abril los ejemplares salen de sus escondrijos y dos o tres semanas después prácticamente empieza el periodo de apareamiento de estos reptiles. La actividad sexual de estos pequeños es elevada y es en este periodo cuando los machos se tornan más violentos y territoriales con el fin de poder llamar la atención de las hembras en busca de los mejores terrenos para dejar sus huevos.

Una vez el macho y la hembra se emparejan, las copulas se llevaran a cabo durante 3 o 4 días para que después ambos ejemplares separen sus caminos en cuanto la hembra entierre sus huevos  en algún nido excavado en por ella misma bajo la arena. Esta pondrá entre 2 y 7 pequeños huevos con forma ovoide de unos tamaños que rondan entre los 8 y 20 mm en su longitud mas larga.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.